Dr. Alfonso Enríquez: El Pediatra del pueblo

-¿Dr. Enríquez, cuéntenos como empieza su historia?

-Mi primera historia se remonta a cuando yo era preescolar y tendría posiblemente 5 años. A esa edad a mi hermano mayor le dio leucemia y en un mes se murió, estamos hablando de 1945. Lo que me impresionó de esa enfermedad fue lo dramático que fue, lo rápido que se desarrolló y mató a mi hermano. En esa época no había cura para este mal, también me impresionó el doctor que vino a verlo, era un doctor del departamento de Loreto, con muy buenos modales que ayudó a mi familia a soportar ese golpe y quizás fue el origen de mi interés hacia la medicina. Después de años, me he dado cuenta que no debemos de ignorar a nuestros niños cuando la familia vive una crisis porque en medio de ella se creen los culpables y tienen problemas psicológicos.

-¿Qué personas fueron su inspiración en la vida?

-La segunda historia es la de mi padre, de cómo logro su sueño de ser ingeniero, una historia que me inspiró y que siempre la recuerdo. El nació y creció en Puno, desafortunadamente para su familia y para él, mi abuelo que era abogado se murió muy joven, y quedó solo con su madre y hermana. Económicamente tuvieron bastantes problemas pero mi padre se dio cuenta que la mejor manera de lograr un futuro era por la educación, se esmeró y destacó en la escuela. Como era bueno en matemáticas su sueño era ser ingeniero pero el único camino que tenía para hacerlo era ingresando al ejército. Se presentó a la escuela militar de chorrillos. Desafortunadamente la fecha de exámenes ya había empezado porque lo habían adelantado, el capitán se compadeció de sus problemas y le permitió dar los exámenes y lo alojó en la escuela militar. Obtuvo la mejor nota en los exámenes y mas adelante llegó a ser ingeniero y general del ejército peruano.

-¿Cómo conoció a su esposa?

-La tercera historia que me inspiró y me ayudó a lograr mis objetivos es la de la compañera mas linda de medicina y de mi promoción, se llama Rosa Elvira y es ahora mi esposa. Nos casamos en 1964. Ella nació en Nauta, en Perú y ahí terminó su educación primaria pero para seguir sus estudios de secundaria tuvo que viajar a Lima, la capital. Ella se dedicó a trabajar de día y estudiar de noche para terminar su secundaria. Al terminar la secundaria el interés por medicina, que ya lo tenía, la llevó a trabajar al Hospital Loayza. Ahí sacó su título de Laboratorista. En 1953 la conocí en paramédicas y nos tocó compartir un microscopio y así nos conocimos. En 1964 nos casamos y con el título de Médicos en la mano pero sin trabajo, decidimos buscar la mejor oportunidad que nos permitiera aprender y trabajar.

-Y la decisión de venir a los Estados Unidos.

-Conseguimos venir a Estados Unidos a revalidar nuestro título y lo hicimos en Miami. Nos tomó 5 años reunir todos los requisitos para abrir nuestra práctica. Regresamos a Perú esperando el contrato de trabajo. De ahí vinimos a Connecticut y Rosa Elvira terminó en la especialidad de Patología donde llego a jefa de servicios, también estuvo en la Universidad de Quinnipiac donde se fundó la primera escuela de asistentes de Patología en Connecticut. Las historias de mi padre y de Rosa Elvira lo podemos resumir diciendo que, quien quiere puede. Nuestro futuro en realidad no lo determina el destino sino las decisiones que tomamos todos los días, sobre todo en los momentos mas difíciles de nuestras vidas, decisiones basadas en nuestro carácter están rodeados por nuestro grado de confidencia y honestidad.

-¿Cómo fue la experiencia de trabajar con los niños latinos en el pueblo de New Britain?

-Cuando llegué a New Britain me sorprendió la diversidad de la población que me vino a ver. No solo vinieron de ahí sino también de Middletown, Hartford, Waterbury, West Hartford. Tengo grandes recuerdos y memorias de mi tiempo de Médico Pediatra, por ejemplo en la prácticas que hice tuve 5 chicos con leucemia y todos se recuperaron gracias al avance de la medicina y se acuerdan de mi.

Adelia y Marlyn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *